Reconciliación a través de transformar imaginarios

Share Button

Reconciliación a través de transformar imaginarios

En la nueva edición de Voces de la Reconciliación, Jairo Rivera de Voces de Paz nos habló sobre la importancia de cambiar los imaginarios de los colombianos, como una de las fórmulas para construir la reconciliación en Colombia.

Bogotá, 11 de septiembre de 2017. Jairo Andrés Rivera, politólogo, docente, activista social y político, aceptó la invitación para participar del programa Voces de la Reconciliación para hablarnos sobre las apuestas que cree deben ser necesarias para consolidar los procesos de reconciliación en el país.

Rivera es reconocido en el escenario público, gracias a su liderazgo en el movimiento estudiantil y a que, en 2016, fue elegido como uno de los seis integrantes de Voces de Paz y Reconciliación, una iniciativa ciudadana que tiene asiento en el Congreso de Colombia para acompañar la implementación del Acuerdo de Paz con las FARC.

Desde su paso por las protestas estudiantiles contra la Ley 30, en el primer periodo del gobierno del Presidente Santos, Jairo lideró procesos innovadores en los que se dio paso a la creatividad estudiantil, haciendo de estas marchas acciones no violentas, más pedagógicas, más simbólicas muy ligadas a la política del amor; que, cumplían con la idea de la protesta, pero que además lograron una mayor convocatoria “Nos tocaba de alguna manera ser un articulador de ese tiempo de muerte, de guerra, de barbarie con la necesidad de dislocar ese tiempo para construir futuro. Y en ese contexto para nosotros la reconciliación fue un reencuentro”, aseguró Rivera.

Luego, con los resultados del plebiscito por la paz del 2 de octubre de 2016, participó de manera activa en la búsqueda de caminos que llevaran a la firma definitiva del Acuerdo de Paz entre el gobierno y las Farc, por lo que cree que es importante apostarle a las nuevas generaciones que se encuentran interesadas en construir un país diferente.

“Hay una generación nueva que está intentando de buscarle la ‘comba al palo’ para romper esos fenómenos de engaño, de mentira, de guerra, de violencia, para buscar acciones afirmativas que se hagan a través de la movilización o de la creatividad y oponerse a ese país del pasado, de la muerte, de la mentira, de no creer y apostar por un futuro distinto”.

Cuando habla de memoria, Jairo Rivera considera que lo más importante es encontrar la manera que construir un relato común que nos permita sentirnos identificados. No desde los relatos que hace la academia, que considera importantes, sino desde las cotidianidades y el ciudadano del común. “Habría que pensar cómo logramos a partir de una convergencia, ya no política, sino una convergencia de la sociedad civil para producir un relato de la reconciliación que obviamente está vinculado a cumplir las promesas incumplidas de nuestro proyecto de país: la paz, la democracia y una proyección a futuro. (…) Allí es donde creo que la sociedad civil puede cerrar ese capítulo del pasado y con memoria construir futuro. Pero esa va a ser una tarea muy difícil, en tiempos donde la memoria parece ser algo plenamente subversivo”, dijo el representante de Voces de Paz.

Al hablar de los actos de perdón que las FARC han realizado con diferentes grupos de víctimas que sufrieron a causa de la guerra, rescata la forma como se transformaron los miembros de las FARC por estas manifestaciones, lo que sin duda deja en claro la necesidad de continuar con estos actos, que no solo le aportan al proceso de reparación integral de las víctimas. “La guerrilla (FARC) se transformó mucho en el proceso de paz y en esos actos de reconciliación. Alguna vez escuchaba en un foro a Pablo Catatumbo contando cómo fue ese acto de perdón con las víctimas del asesinato de los Diputados del Valle, y escuchar cómo les había producido a ellos no solo lágrimas en los ojos sino muchísimas contradicciones en el alma frente a lo que pasó en la guerra, y sobre todo en el último periodo de la guerra (…) que fue el más bárbaro de todos, porque fue un periodo en el que había una certeza de la paz, pero una imposibilidad para construirla”, puntualizó Rivera.

Finalmente, reiteró la necesidad de cumplir con todo lo pactado en el Acuerdo de Paz, no solo como una manera de continuar con el proceso con esta organización, sino como una la forma para lograr que el Estado llegue a los territorios en los que su presencia no ha sido protagonista del desarrollo. “El 90% de los acuerdos de paz, de las 318 páginas, no tienen nada que ver con las FARC, tienen que ver con las comunidades, con aquella gente a donde nunca ha llegado el Estado, nunca ha llegado la carretera, nunca ha llegado la escuela, nunca ha llegado el puesto de salud, nunca ha llegado nada distinto a la violencia y el despojo. El otro 10% sí tiene que ver con las FARC”.

La entrevista la puedes escuchar dando click acá.

02