Tags

Estás en: Home - Tag: justicia

  • La Memoria envuelve la justicia

    Share Button

    logocostu“No queda más salida que reescribir la historia de los innombrados…
    Hacer barquitos misteriosos que en la noche le cantan versos de amor a los hijos distantes, mientras tejen ausentes sus mujeres.

    Un pedazo de tela gritando vida en un telón de colores y de cuentos, caminos de muchos lugares encontrando su vida en el Costurero de la Memoria, describiendo el pasado con ojales, cuellos, senderos y paisajes.

    No queda más que reescribir la historia de los imposibles.”

    Francisco Bustamante

    Desde el Costurero Kilómetros de vida y de memoria, proceso organizativo de personas, comunidades y organizaciones sociales, conformado principalmente por mujeres que hemos sido víctimas de la violencia sociopolítica y el conflicto armado en Colombia, los invitamos a tejer con nosotros historias de vida y dignidad los días 3 y 4 de diciembre, para luego envolver el Palacio de Justicia en nuestro acto simbólico La Memoria Envuelve a la Justicia.

    Nuestras puntadas, siempre colectivas, se han articulado, gracias a la Red Nacional de Tejedoras por la Vida y la Memoria, con otros costureros, procesos, organizaciones y personas de diferentes territorios del país como Putumayo, Antioquia, Montes de María, Cartagena y otros. Con ellos hemos querido envolver este edificio, símbolo de la justicia, como una denuncia pública ante la impunidad que impera en nuestro país.

    Para este evento, desde hace cuatro años venimos construyendo, con retazos de nuestros sueños y luchas, un gran telar testimonio de nuestro dolor, pero sobre todo de la búsqueda de dignidad y esperanza. Este tejido es una forma de resistencia contra el olvido y la indiferencia, encaminado a resignificar las maneras en que tejemos las memorias y los olvidos en Colombia. Sin embargo, a nuestro telar le hacen falta tus hilos, tus historias, las de tu familia, tu territorio y tu comunidad, para que sea el reflejo de las exigencias y deseos, no solo de las víctimas directas del conflicto sino de todos los actores del país.

    Para que tú también puedas aportar en esta apuesta, el próximo 3 de diciembre en el Centro de Memoria Paz y Reconciliación y 4 de diciembre en la Plaza de Bolívar de la ciudad de Bogotá, nos encontraremos desde las 9:00 a.m., para continuar este tejido y cumplir este sueño. Nosotros tenemos las agujas, telas e hilos, solo debes llevar tu creatividad y tus propuestas de construcción de memoria, vida, paz y dignidad.

    ¡Te esperamos!

    costurero3 costurero2 costurero1 costurero

  • Oscar Willian Calvo, el joven luchador que soñó con la Constituyente

    Share Button

    2El  20 de noviembre de 1985 a las 7:12 de la noche, en una farmacia de Bogotá de la calle 42 con carrera 13 el dirigente político, con apenas 32 años, fue asesinado por sicarios junto con sus dos acompañantes. Murió también una señora ajena a los hechos. Fue el primero que propuso una Constituyente para sacar al país de la crisis y llevarlo a la paz

    Oscar Willian Calvo vivió intensamente. Poco después de marcharse de la nativa Pereira hacia  Cartago, con los primeros atisbos de conciencia social lidera el movimiento estudiantil en el Colegio Académico del nuevo terruño. Contaba apenas con 13 años.

    La experiencia de lucha, que fortalece con sus lecturas políticas abrevando en el marxismo, lo lleva de nuevo a Pereira donde lidera la lucha sindical. Allí fortalece sus lazos con el movimiento obrero.

    Y de nuevo su trasegar por el Valle del Cauca organizando a los trabajadores de la caña de azúcar. Más tarde por Boyacá, los Santanderes y gran parte de Colombia.

    Vinculado casi desde niño a las huestes del Partido Comunista de Colombia Marxista Leninista (PCC-ML), muy pronto accede a las posiciones de comando, primero como miembro de sus comité central a los 28 años y un poco más tarde a su dirección ejecutiva nacional.

    Al momento de su muerte era vocero público del Ejército Popular de Liberación (EPL) y miembro de la Comisión de Paz constituida por el presidente Belisario Betancur.

    Y fue Oscar William, en el marco de los acuerdos firmados en Medellín en 1984 entre el gobierno y el EPL, el primero en proponer una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) en Colombia, elegida por el constituyente primario, es decir por toda la población.

    Este fue un llamado promisorio hacia un mejor mañana que con audacia juvenil lanzó Oscar Willian al país. Su propuesta no pasó inadvertida por la opinión y causó revuelo en las filas de la izquierda que la acogieron de inmediato con entusiasmo unitario, incluidos sus rivales del Partido Comunista Colombiano que ya se preparaban para el nacimiento de la Unión Patriótica tras los acuerdos de cese al fuego, tregua y paz firmados por el gobierno de Betancur con las FARC en 1983.

    Esta esperanza abierta por Calvo solo tendría resolución seis años más tarde y tras duros años de violencia perdida, con las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente en diciembre de 1990.

    Pero él ya había planteado un procedimiento similar al definido para el evento democrático de 1990 tras la exitosa séptima papeleta.

    “…hemos dicho que se haga una consulta popular, un referéndum, simultáneo con las elecciones de 1986, bien sea en el de cuerpos colegiados o en las presidenciales, para que el pueblo decida si está o no de acuerdo con la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente, con poder decisorio y elegida por el voto directo y con plena participación de todos los sectores sociales y políticos del país”, había señalado en 1985.

    No sin razón la ANC en su instalación pública evocó el legado de este luchador por la democracia y la paz. Allí estaban sus compañeros de lucha del PCC M-L que firmarían la paz junto con el M-19 en los acuerdos de 1989.

    En aquellas elecciones, el M-19 se convertiría en la primera fuerza de la ANC que junto con el partido liberal, sectores del partido conservador, la Unión Patriótica y movimientos sociales, promulgarían la Constitución de 1991.

    Como todos los crímenes políticos en este país, sin excepción, su muerte y la de sus dos acompañantes, Alejandro Arcila, de 24 años, estudiante de Universidad Distrital y Ángela Trujillo, de 23, dirigentes de la Juventud Revolucionaria de Colombia, sigue en la impunidad.

    En los hechos también falleció, por dos impactos en el cráneo, la señora Nohora Helena Arcila, quien pasaba accidentalmente por el lugar, la farmacia Ultramar.

     

     

  • El crimen de Germania

    Share Button

    20. El crimen de germaniaConmemoración del asesinato de la niña Sandra Catalina Vásquez Guzmán

    Han sido los minutos más angustiosos de toda su vida. No atina cuanto tiempo pasó. Veinte, treinta, cuarenta  minutos hasta que encontró a su pequeña tras una frenética búsqueda que le pareció  una eternidad.

    Recorrió pasillos, subió escaleras,  abrió oficinas, se metió a las barracas donde la miraron con cara de “y esta qué hace aquí”,  hasta que en  baño del tercer piso, sus ojos no podían dar solvencia a lo insólito: Sandra Catalina Vasquez Guzmán, de 12 años, yacía ahorcada, golpeada  y con signos de violencia sexual.

    Decenas de policías acuartelados ese domingo 28 de febrero de 1993 en la Estación Tercera de Germania, casi en las estribaciones del cerro de Monserrate y apenas a dos cuadras de la Quinta de Bolívar, no pudieron impedir el asalto protector que el instinto de madre impulsaba a Sandra Janeth Guzmán Arana en búsqueda de su niña.

    Ese domingo desdichado, Sandra Catalina acudió con su madre a la estación de Policía en búsqueda de su padre, el agente Pedro Gustavo Vásquez, ya separado de Sandra.

    La niña,  con la ilusión de saludar a su padre,  corrió hacia el patio principal creyendo verlo  entre varios dragoneantes mientras su madre  le escribía un recado. Cuando Sandra Janeth levantó los ojos, su hija no se veía por ninguna parte.

    Entonces no valieron los llamados a todo pulmón desde la entrada principal.  Por eso resolvió adentrarse en los vericuetos del cuartel sin permiso alguno hasta encontrar  a la niña  sin pensar jamás que en un lugar tan seguro algo le pudiera pasar.

    Qué equivocada estaba. En una estación de policía,  al mando como todas del “mejor policía del mundo”, el general Roso José Serrano, se había perpetrado uno de los crímenes que más han conmovido al país.

    Y de inmediato todos los medios comenzaron a difundir el parte oficial emanado del comandante de la estación: solo hay un criminal y no es otro que el propio padre. Una versión que se mantuvo por varios meses  mientras el supuesto homicida pagaba años de cárcel.

    La  justicia llegó, pero como  siempre retardada e inicua. Inicua por que el verdadero asesino, no el padre de Sandra, quedó libre después de pagar solo diez años de cárcel tras  haber sido condenado a 45. E igualmente inicua porque en 2012, tras 19 años de vergüenza, la Policía Nacional, y solo por orden del Consejo de Estado, ofreció disculpas públicas,  pero solo al padre de la niña y no a la madre.

    Y de contera el perdón no lo pidió el ex “mejor policía del mundo”, el general Serrano, como debía ser sino el general Edgar Orlando Vale Mosquera, hoy subdirector de la Policía Nacional. Con razón Sandra Janeth,  con el honor en alto, se negó a cumplir la invitación  a una ceremonia  que le significaba otra ofensa pues como señala el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo,  el alto tribunal no ampara a la madre, víctima indirecta de este hecho de violencia de género contra una niña por parte de un agente del Estado.

  • Aún surca la “Doris Gil”, en memoria de una reina

    Share Button

    1El amor hizo también el milagro que Doris Gil se prolongara en el tiempo. Una límpida nave con su nombre,  surca las aguas del Golfo de Urabá.

    Los Bickembach habían sido secuestrados por las Farc el 27 de diciembre de 2002 y asesinados, tras una fallido rescate militar,   cerca al Alto de La Vírgen, entre los municipios de Guaduas y Chaguaní,  Cundinamarca, el 23 de junio  de 2003

    Doris Gil, quien fuera una de las más hermosas mujeres y coronada como reina nacional de belleza en Cartagena en 1956, también por amor renunció al cetro para casarse con Helmut, un exitoso empresario antioqueño como ella.

    Luz Marina Zuluaga, quien la reemplazó, se coronaría un años más tarde, como Miss Universo.

    Pero la “Doris Gil”, como su esposo bautizo la nave, no ha dejado de surcar las aguas del Atrato y ahora del Darién por dos décadas.

    Hernando Gil Grajales, comentó para Centro de Memoria, que tras unos meses de abandono de la motonave, su compañía Transporte Marítimo Internacional, logró rescatarla.

    “Logramos adecuarla de nuevo y con algunas refacciones de rigor la pusimos de nuevo a navegar y así también rendimos un homenaje a la memoria de Doris”, señala.

    Ahora la “Doris Gil” no trasiega por los ríos del Chocó cuando llevaba alimentos a los pobres del campo. Zarpa cada 15 días de Turbo a Panamá y trasiega por las aguas del Urabá.

    Todo comenzó cuando Helmut aceptó el ofrecimiento del presidente Virgilio Barco Vargas, en 1987,  de encargarse del entonces Idema, un instituto de mercadeo para las gentes más humildes.   “El no vaciló a pesar de que ya superaba su medio siglo de vida y muchos le aconsejaron que siguiera tranquilo manejando y disfrutando el capital que había construido”,  recordó la revista Semana.

    Hizo a un lado sus negocios particulares y empezó a tomar decisiones para ayudar a los campesinos. La primera fue la de crear el programa de ‘lanchas tienda’ para poder llevar alimentos básicos a los campesinos de los lugares más apartados a través de los ríos y quebradas. La primera lancha tienda que se construyó en el astillero naval de Cartagena fue bautizada con el nombre ‘Doris Gil’, por votación abrumadora de los trabajadores del Instituto que homenajeaban así la belleza intacta de la reina.

    Semana anota que con varias ‘lanchas tiendas’ empezó a navegar por regiones abandonadas y donde para entonces ya las Farc se movían como pez en el agua. Los ríos Atrato, Guayabero, Caguán, Putumayo y Patía fueron escenario de estas embarcaciones que iban y venían por sus aguas para adquirir directamente las cosechas de los campesinos, evitando que sus ganancias terminaran en las arcas de los intermediarios.

    Entre las Farc hubo una orden de respeto absoluto hacia este programa. La prueba es que jamás fue asaltada una lancha a pesar de que eran un apetecido botín pues llevaban dinero y comida. “Nunca nos tocaron. Incluso nosotros en ocasiones sentíamos que los guerrilleros nos vigilaban, que nos escoltaban desde las montañas”, dice un ex empleado que trabajó en el programa.

    La citada publicación añade que durante cuatro años Helmut Bickenbach volcó todas sus energías al frente del Idema descuidando sus negocios particulares. En el año 90, cuando ya iba a cumplir 60 años de vida, volvió para ponerse al frente de sus empresas. Su regreso coincidió con la crisis económica que llevó a la quiebra a muchos agricultores.  Él fue uno de ellos. Durante un tiempo estuvieron capoteando el vendaval y buscando nuevas opciones.

    “Vamos a sembrar fresas”, le dijo a Doris. Pidieron dinero prestado porque no tenían liquidez. Pero la situación se puso difícil y el negocio no dio. Fue saliendo poco a poco de los centenares de empleados que llegó a tener para tratar de salvarse. Luego fueron entregando, como dación de pago, uno a uno los inmuebles que tenían hasta que entregaron lo que más querían, la Hacienda Timaná, propiedad familiar desde hacía medio siglo.

    “Quedaron en la física calle”, dice un amigo de ellos. Eran los tiempos en que Colombia asistió a dos hechos que marcaron el país: se disparó el secuestro, en especial por parte de las Farc, y se inició el éxodo de miles de nacionales hacia el exterior para refugiarse de los embates de la violencia y los avatares de la crisis económica. Sin embargo la pareja mantuvo intacto su amor por el país: “De esta tierra no nos vamos jamás”, decía él.

    El matrimonio entonces, decidió refugiarse en una pequeña finca en Nocaima, Cundinamarca, donde pasaban los días sembrando plantas y entregados a la jardinería. Ella tenía 63 años y él 69.

    Tras su secuestro, los familiares estuvieron convenciendo a las Farc de la iliquidez de la familia y tratando de lograr su pronta liberación. No fue posible y de la manera más injusta, Doris y Helmut conocieron la muerte.

  • Crónica y memoria

    Share Button

    CICLO DE LITERATURA Y MEMORIA

    TEMA: CRÓNICA Y MEMORIA

    EXPOSITOR: Jorge Cardona

    PRESENTADORES. Juan David Correa y Daniel Chaparro

    LUGAR: CENTRO DE MEMORIA PAZ Y RECONCILIACIÓN

     

    El jueves 14 de noviembre entre las 6pm y las 8 pm en el Centro de Memoria Paz y Reconciliación se realizó la última sesión del ciclo “Literatura y Memoria”.   Jorge Cardona y Juan David Correa, invitados en esta ocasión, fueron presentados por Daniel Chaparro, uno de los animadores del ciclo, quien a su vez excusó a María Jimena Dussán, periodista también invitada que se encontraba en Cartagena y que por inconvenientes de última hora no pudo desplazarse a Bogotá.

    Chaparro hizo una pequeña reseña de los dos personajes de la mesa.  El economista David Correa se refirió a Cardona como el “Periodista silencioso”, el profesor, el filósofo.  Nos recordó  el paso de  Cardona por la Universidad  Santo  Tomás. Igualmente señaló que  en  1993 Jorge entró a trabajar al diario El Espectador. Finalmente agradeció el apoyo dado a la realización del ciclo por parte del Centro de memoria Paz y Reconciliación, la Cámara del Libro y la Gerencia de Literatura del Instituto para las Artes de la Alcaldía  Mayor de Bogotá. Por su parte, Jorge Cardona en su saludo  también expresó   agradecimiento al Centro de Memoria.

    Los invitados hablaron de narcotráfico, paramilitarismo, guerrilla, de la toma del Palacio de Justicia y del comportamiento del Estado, la ciudadanía y los medios de comunicación en la vida política, social y cultural de la Colombia de las últimas décadas.

    He  aquí algunos de los apartes del diálogo, acompañado en esta ocasión por una nutrida asistencia que con esta sesión dio por terminado, por este año, el Ciclo de Literatura y Memoria.

    Dónde nace el interés de Jorge Cardona por el tema de las víctimas en el periodismo investigativo. 

    “La Historia nuestra está construida con base en hechos lamentables,   ha transcurrido en medio del conflicto. Mi niñez la viví  a través de las noticias y concluyo que hubo la tolerancia total con el narcotráfico desde los años setenta, por parte del Estado,  que tuvo  sus picos en 1983 cuando Pablo Escobar  llegó al Congreso de la República.  En la construcción de memoria histórica en nuestro país hay periodos completos en los que a propósito se hace omisión de los acontecimientos, como por ejemplo sobre la década de 1970.

     Los llamados violentólogos tuvieron como antecedente el trabajo sobre la violencia en Colombia,  libro escrito por el padre  Guzmán, Orlando Fals y Eduardo Umaña Luna.  Los años 70 son la génesis de la desaparición forzada, y el secuestro; del ascenso  de dictaduras militares  en América Latina.  Viví en la Universidad  la confrontación M19 vs Estatuto de Seguridad. Durante el periodo de  Belisario Betancur  se consolidaron las violencias producidas la desigualdad social y la exclusión, el paramilitarismo, el narcotráfico y la insurgencia armada.  Barco hereda esta situación. Descubrimos que el narcotráfico y el paramilitarismo tenían el mismo origen. El papel de los medios en ese momento fue de complicidad y connivencia.  Además, Colombia ha sido un país de oferta mediática estrecha comparado con países como Venezuela, Ecuador y Perú. Existen muy pocos medios de comunicación.

    Por otro lado, el país es un país alcahueta. El tratado de extradición se firmó en el 77  y solo hasta el asesinato de Lara Bonilla en 1984 se tomó en serio. Los carteles en el 83 ya eran dueños del país: la radio, los equipos de futbol, los grupos financieros. Solo nos vendieron la idea del cartel de Medellín, pero más poderoso fue Orlando Henao del clan del norte del Valle; “el señor del overol”.  Hay comunicaciones en donde se deduce que hasta los Rastrojos son producto de ese cartel. Los Castaño fueron ocultados en un principio. Los hijos de Guillermo  Cano debían ser de primera línea hoy en el periodismo. La historia de Cano es la lucha contra el estatuto de seguridad; acompañó el proceso de paz de Betancur; fue asesinado; en esa lucha  fue abandonado por los agentes del Estado. El Espectador fue una especie de epopeya del ataque y la persecución por parte del narcoparamilitarismo.”

    Las búsquedas de Cano se centran sobre el origen del paramilitarismo y narcotráfico aunque a los colombianos les quieren hacer creer que esos delitos surgieron en los noventas.

    “En el gobierno de Valencia el estado de sitio permite el uso de armas privativas del ejército a particulares. Lleras refuerza esta política. Todo para combatir la guerrilla. Solo en el 89 las instituciones de la justicia declaran ilegal e inconstitucional esta práctica. Marta Nieves Ochoa fue un pretexto para justificar la existencia del paramilitarismo porque ya existían los Macetos y  otra cantidad de grupos por el estilo. En 1983, el procurador de ese entonces Carlos Jiménez Gómez, da un informe en el que denuncia la alianza y  la complicidad entre militares,  narcos, políticos, grandes grupos económicos, gamonales, terratenientes, ganaderos, sectores financieros y agentes del estado. La masacre de la Rochela obedece a una acción de esta alianza en contra del estamento de la Justicia Colombiana que pretende acobardar a la ciudadanía, lográndolo parcialmente.”

    Qué se decía desde el oficio de reportero?

    “La transición del gobierno Betancur al de Barco, fue terrible. En julio de 1986 fue asesinado Hernando Baquero Borda, sobreviviente del Palacio. En agosto de ese mismo año asesinan a Raúl Echevarría. En 1989 ocurre el asesinato de Guillermo Cano. En esos meses asesinan varios jueces y periodistas. Entre 1979 y 1991 se asesina un promedio de 25 personas anualmente  entre jueces y abogados. En noviembre  de 1989 es asesinado un coronel antinarcóticos. En los tres primeros meses de Barco asesinaron a Leonardo Posada y otros dos líderes  de la UP que hacían parte de las corporaciones públicas.

    Volviendo a   lo del Palacio creo que “quedamos suspendidos en el tiempo”. No hemos podido pasar la página. Fue descabezada la cúpula del poder judicial. Cómo se explica que no hubiera un solo vigilante en el momento de la toma estando  las cortes amenazadas y diariamente  hostigadas. Se sabía hasta en La voz del Silencio. Hasta cuando los colombianos vamos a seguir pagando sumas descomunales por los crímenes de agentes del Estado. Lo del Palacio es una vena abierta en Colombia”.

    Sobre los procesos de paz. En el Palacio se rompe un proceso. Hoy estamos en circunstancias muy parecidas.

    “El conflicto  colombiano es armado. Deja desplazados, muertos, heridos. Pero es un conflicto tremendamente político y en ese aspecto hoy es igual. Como sociedad no podemos sostener una discusión política. Hay un conflicto político y mediático. La sociedad vive encarnizada.”

    La modernidad de la violencia en Colombia.

    “El país va mal pero la economía va bien sostuvo Fabio Echeverry Correa desde que era presidente de Asociación Nacional de Industriales. La sensación que se busca crear es que somos la democracia más antigua y estable de América Latina. Es un mundo de apariencias económicas, políticas y culturales. El arribismo es uno de los pocos rasgos fuertes en nuestra identidad. Los medios son unos los principales responsables de esta situación. La sociedad reacciona hipócritamente solo cuando muere un ilustre, sin embargo, al otro día hemos olvidado. La crónica roja en Colombia se acabó por exceso.”

    Qué papel sigue jugando el terror desde el Estado.

    “Las dos marchas de 2008 polarizaron aún más el país. El espectador fue acusado por Londoño y el gobierno de Uribe de hacer eco al terrorismo por haber respaldado la marcha de marzo.

    En 1999 hay otro punto de quiebre. En 1996 sucede la toma de Las Delicias y en esos tres años se produce la transición de mando de  Fidel a Carlos Castaño. Es  el mismo año de la operación génesis. Se consolida una de las más terribles alianzas para el crimen: la unión de Don Berna, Cuco Vanoy y los Castaño. Suceden los asesinatos de Garzón, Bejarano y Umaña entre otros. Las cárceles se convierten en escenario de guerra. Ginette Bedoya es acosada, detenida y abusada por organismos de inteligencia del Estado.”

    El periodismo a veces es catalogado como el borrador de la Historia. Va a servir para contárnosla?

    “Miremos  cómo la revista Alternativa, el Tiempo y otros medios, nos han servido de alguna manera para reconocer la historia. Es una transición de relatos. Esto me hace pensar sobre lo  Increíble que resulta que las generaciones jóvenes de hoy no reclamen la paz.”

    El periodismo genera violencia. Confunde, desinforma.

    “El problema de la sociedad no son los medios de comunicación.”

    Cómo podemos concebir el perdón?

    “Sin memoria no puede construirse una sociedad. Y para que haya perdón es necesaria la verdad, la justicia y la reparación.  El perdón es un don absoluto. No podemos seguir alimentando el error de la memoria. Las nuevas generaciones deberían cambiar el relato. La memoria se debe confrontar con la verdad.  En el país no  se han escrito   libros veraces sobre el fraude electoral de 1970, la operación Anorí, el paro cívico de del 77, el estatuto de seguridad, la Brigada Trece de Inteligencia y Contrainteligencia, el paramilitarismo en el Magdalena Medio expresado en los Grillos y los Tiznados. Tampoco se ha escrito seriamente sobre Cipagauta defensor de los derechos Humanos, Tarsicio Guzmán, Augusto Lara, Toledo Plata, Afranio Parra, Pardo Leal, la masacre, Segovia, los muertos de Bojayá. Un libro que debería concentrarse en el conflicto durante 1989. Otros libros que deberían concentrarse en otros años. Estamos en deuda con la memoria.”

    Reseña elaborada por Antonio González C del Centro de Memoria Paz y Reconciliación.

Back to top