Author

Estás en: Home - Author: CentroMemoria

  • Conversatorio: Acciones de reparación para población infantil y adolescente, víctima de la guerra

    Share Button

    En Colombia, más de 2 millones de niños y niñas han sido víctimas directas de la guerra, una cifra significativa que no puede ser ignorada, sino por el contrario, indica la necesidad de generar espacios de encuentro y diálogo para abordar acciones de reparación.

    El encuentro que tendrá lugar en el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación, contará con la participación de reconocidas panelistas expertas en temas de educación, arte, cultura y conflicto, permitiendo analizar e identificar los desafíos y logros en la participación de niños, niñas y adolescentes en diversos procesos de reparación.

    “Se analizará el arte y la cultura desde diversos escenarios pedagógicos cotidianos y de conformación, como procesos importantes en la educación y reparación de quienes fueron violentados por el conflicto” afirmó Gustavo Quintero, alto consejero para las víctimas.

    El conversatorio “Niños, niñas y adolescentes como sujetos de reparación” es promovido por la Alta Consejería para los Derechos de las Víctimas, la Paz y la Reconciliación, y hace parte de la serie de conversatorios “En Diálogo”, que busca propiciar espacios para que diferentes actores sociales, académicos, institucionales y artísticos analicen la incidencia de sus disciplinas en los mecanismos de reparación.

    Se llevará a cabo el próximo jueves 26 de abril a partir de las 5:30 p.m., en el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación ubicado en la carrera 19B # 24-86. La entrada es libre hasta completar aforo.

    Panelistas:

    • Katherine López: Coordinadora del Informe Una Guerra sin Edad del Centro Nacional de Memoria Histórica.
    • Elsa Castañeda: Coordinadora de la línea de atención educativa a estudiantes víctimas del conflicto armado.
    • Sinthya Rubio Escolar: Oficial de Protección en Justicia Transicional, especialista en Derecho Internacional Humanitario
    • Pilar Lozano: Escritora y periodista, autora de Historias de un país invisible entre otros libros que abordan niñez y conflicto armado
  • Costureros de la Memoria: espacio de encuentro, diálogo y construcción de paz

    Share Button

    La Alcaldía Mayor de Bogotá desde la Alta Consejería para los Derechos de la Víctimas, la Paz y la Reconciliación, promueve escenarios donde diferentes generaciones y grupos poblacionales confluyen con el objetivo de desentrañar las memorias en busca de una verdad reparadora.

    Los participantes construyen con sus manos y permiten que sus corazones guíen el tejido que representa el pasado, el presente y el futuro. Un espacio de construcción colectivo para resignificar la vida.  La pedagogía de la memoria pretende narrar el impacto del desplazamiento forzado de la población víctima y las estrategias que han adoptado las comunidades desde los oficios y saberes tradicionales para conservar su identidad.

    Los “Costureros de la Memoria” son parte de las actividades que buscan dignificar la vida de las víctimas, así como de la agenda cultural y académica que el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación ha organizado para generar espacios de socialización y reflexión sobre el conflicto que por décadas ha padecido nuestro país.

    Este taller se llevará a cabo el próximo sábado 28 de abril a partir de las 9:00 a.m. en el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación ubicado en la carrera 19B # 24-86. Para obtener mayor información puede escribir al correo centromemoriaypaz@alcaldiabogota.gov.co

  • Película “Desembarcos” en el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación

    Share Button

    ´Desembarcos´ invita a reflexionar y genera algunos interrogantes como: ¿Por qué recordar? ¿Cuál es el aporte del cine a la historia y memoria de un país? ¿Es posible olvidar, perdonar y continuar? Interrogantes no muy alejados de los que se producen a diario en Colombia a causa del Acuerdo de Paz. Además, sugiere si existe en la sociedad, temor a que todo lo sucedido sea olvidado.

    Una proyección que nos invita a dialogar y reflexionar sobre la historia violenta de otros países y la nuestra, donde la memoria y la solidaridad con las víctimas debe permanecer, como la participación activa de todos los grupos poblacionales por la generación de iniciativas que permitan la construcción de territorios de paz.

    Esta película fue dirigida por la cineasta argentina-alemana Jeanine Meerapfel en co – producción con el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) y el Goethe-Institut, siendo ésta la institución cultural de la República Federal de Alemania en el mundo, la cual se vincula a la oferta académica y cultural del CMPR, para contribuir en el diálogo intercultural.

    La proyección se llevará a cabo mañana martes 24 de abril a las 5:30 p.m. en el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación ubicado en la calle 19b #24 – 86. La entrada es libre hasta completar aforo.

  • Manos por la Paz

    Share Button

    En la inauguración de la Cumbre Mundial de Premios Nobel de Paz me senté al lado de una representante de una comunidad indígena. La enviaron a que tomara nota de todo lo que le interesara, y como todo le interesaba, en cada momento me preguntaba ‘¿qué fue lo que dijeron?’. Me alegré que una persona que venía de lejos de Bogotá pudiera estar ahí como invitada ya que este tipo de actividades suelen ser para un público reducido a la academia, asistentes internacionales y representantes políticos. Pero ella estaba ahí, más atenta que cualquier persona y se apretaba el traductor al oído para escuchar atentamente las intervenciones de quienes participaban en inglés o persa. Me contaba de a ratos qué opinaba acerca de las posiciones de los laureados, asentía con la cabeza al escuchar a Jody Williams, Leymah Gbowee -no imaginan la emoción de esta mujer cuando habló Rigoberta Menchú- y fue especialmente crítica con Santos, no sin evitar el comentario de que esperaba que su cambio de discurso a lo largo de los años fuera honesto.

    Estos nobeles de paz vinieron a Bogotá, una ciudad que adelanta una cantidad significativa de esfuerzos para abrir el diálogo en torno a la construcción de paz con la ciudadanía, a hablar de reconciliación, desarrollo sostenible, educación, inclusión, democracia, juventud y más. Esto, con el propósito de dejarnos un poco de su experiencia y aportar al proceso al que muchos le estamos apostando con toda nuestra esperanza y nuestro trabajo. El Centro de Memoria Paz y Reconciliación fue la locación en donde tuvo lugar un encuentro simbólico entre laureados, organizaciones de víctimas y agentes internacionales, dejando registro de su visita en la obra de arte Manos por la Paz la cual se encuentra en la sala de exposiciones permanente del Centro. Han dejado un molde de sus manos, 20 manos que nos cuentan algunas de las más valientes historias de activismo y persistencia. Nos hablan de la defensa de los derechos humanos, de la prohibición internacional del uso de minas antipersonales, del primer sindicato libre en el Bloque del Este, del esfuerzo incansable de quienes creen con firmeza en la democracia, de la lucha contra la proliferación de armas nucleares, de la búsqueda de garantías para la educación, entre muchos más temas y, por supuesto, del arduo trabajo por encontrar el fin de conflictos en países de Asia, África, y América. El legado que estos activistas le han dejado a la comunidad internacional ha quedado tangible y permanente en Colombia, país que por años ha buscado con urgencia la reconciliación, y en donde todos los días muchos seguimos intentando una y otra vez encaminar a nuestra sociedad hacia una cultura de paz.

    Aquella representante indígena decidió asistir a la cumbre como parte de su responsabilidad con la construcción de paz, y así como ella, muchos nos involucramos en espacios e iniciativas que de a pasos pequeños van construyendo país. Ese compromiso por parte de la ciudadanía se puede leer en las Manos por la paz que han escrito en el espacio de exposición interactivo. Aquí se pueden ver las numerosas intenciones de establecer un diálogo intergeneracional, promover el respeto y la empatía, tener presente la historia para jamás olvidar, tolerar las diferencias sin recurrir a la agresión, lograr la transformación que viene con la educación, y la búsqueda desinteresada de justicia y equidad. Asimismo, los nobeles dejaron sus mensajes de paz en una urna situada en el monolito, el corazón del Centro de Memoria, Paz y Reconciliación, dejando consejos para encaminar el posconflicto. Algunas de sus recomendaciones fueron:

    “Hermanos colombianos, en la victoria sean magnánimos. Nunca busquen humillar al adversario… acójanlos para unirse a una nueva iniciativa de paz, un nuevo futuro para todos. Esta ha sido mi creencia, el camino de Timor-Leste independiente, y es mi deseo para Colombia, su liderazgo y su gente.” -José Ramos-Horta

    “Felicitaciones a la gente de Colombia, ¡la paz ya está aquí!. Rezo para que como población se esfuercen en tomar este camino de paz juntos. Recuerden, ser colombianos está en su sangre. Jamás olviden que la guerra nunca resuelve ningún problema. La paz es la única opción. Trabajen por la paz, busquen la paz, vivan por la paz, y la paz nunca los dejará.” -Leymah Gbowee

    “Pongamos juntas nuestras experiencias, nuestro dolor y sufrimiento, y nuestras responsabilidades. Nuestros pasados definirán una visión común para nuestro futuro, la reconciliación es nuestro proyecto conjunto. El proceso de paz colombiano es el evento más emocionante y prometedor en muchos años” -Lisa Pelletti Clark

    Más que la obra de arte, más que la exposición, más que la cumbre, lo que nos ha dejado esta experiencia es un recordatorio que nos motiva a hacernos responsables de nuestro país, y a ser actores de reconciliación para el mundo con un solo compromiso general: No desfallecer. Jamás parar, jamás rendirnos, jamás olvidar, hasta que todos nuestros propósitos de paz sean realidades.

  • Exposición RETRATOS NO HABLADOS

    Share Button

    EXPOSICIÓN RETRATOS NO HABLADOS

    MEMORIAL DEL CMPR/ 11 AL 22 DE DICIEMBRE 2017

    Retratos no hablados es una instalación sonora constituida de artefactos de telecomunicación (teléfonos) de los cuales se escuchan audios de conversaciones con personas cercanas y /o familiares de desaparecidos. Este proyecto toma el soporte físico de los teléfonos, como un modo de poner en discusión y traducir la información personal y emocional en una experiencia que rompe la barrera de distancia que aísla al otro de las historias de vida de personas desaparecidas, además de indagar a partir de testimonios sobre las emociones, percepciones y esperanzas de quienes diariamente conviven con el recuerdo de su ser querido.

    Además de exponer una de las prácticas represivas más atroces, la autora, propicia tres tipos de intercambios entre los visitantes y la exposición: propone re-encuentros, establece conexiones inexistentes y confronta las violencias subyacentes en el relato.

    Esta instalación pone circulación las voces de quienes conviven con la desaparición, propiciando una conversación a distancia entre anónimos y desconocidos, por medio de una llamada latente e incesante lo que plantea la imposibilidad de contestarle al que se escucha al otro lado del teléfono, creando una especie de enfrentamiento incontestable en sí mismo, ya que no existe una respuesta sobre el paradero de la víctima. En definitiva, es una obra que sugiere una reflexión desde la noción de la humanización de las víctimas a partir de la palabra, de aquellas memorias invisibles y relatos no escuchados.

    Retratos no hablados hace parte de los ganadores de la III Convocatoria Nacional de Propuestas Artísticas y Culturales de Memoria 2016, realizada por el CNMH y la dirección de Museo Nacional de la Memoria. Proyecto ganador en la categoría Becas de investigación y producción de proyectos museográficos sobre memoria histórica y conflicto armado: memorias de guerra, resistencia y dignidad.

    invitación-02

Back to top